jueves, 31 de julio de 2008

JAMES DEAN (1931-1955)



REBELDIA TRAGICA

Por Jesús Iglesias Lerroux


James Dean fue un actor, en efecto, pero él nunca se consideró como tal y en no pocas ocasiones, no obstante ser tan parco para hablar, manifestó su inconformidad con cuanto representaba la industria fílmica y las “caducas instituciones sociales”, como dijo más de una vez refiriéndose al modo de vida norteamericano.

Símbolo de la época, Dean gritó al mundo su amarga soledad. Y como para corroborar que la más famosa de sus películas —“Rebelde sin causa”— no era un simple filme sino el desahogo de toda una generación, se trastocó a sí mismo en el joven inadaptado, en el prototipo del rebelde.

Su muerte se debió a un accidente, desde luego, pero en realidad fue un suicidio disfrazado. Hastiado de la popularidad que le proporcionó su breve pero vertiginosa carrera, menospreciando la fortuna que le había dado el cine y un porvenir venturoso, Dean se mató de una manera absurda a los 24 años de edad, en 1955.

Antes de aquel fatal accidente, Dean había flirteado con la muerte en un juego muy en boga por aquel entonces. Consistía en lanzar el automóvil a ciento y pico de kilómetros y frenarlo lo más cerca posible de la orilla de un precipicio. Dean lo practicó muchas veces y en todas estuvo a punto de caer al abismo. Cuando se mató finalmente en una autopista manejando su Jaguar rojo, hacía tiempo que había rebasado las estrechas márgenes del peligro, su aliado de siempre.

La desaparición del joven actor fue una especie de alborada para millones de adolescentes que lo consideraban un líder, un símbolo, el mito que fue en realidad.

James Dean y otro actor mayor que él —Marlon Brando— habían plasmado fílmicamente el ideal de una juventud que clamaba por un cambio y a gritos siempre y en ocasiones empleando la violencia, trataba de lograr lo que quería.

Dean en “Rebelde sin causa” y Brando en “Salvaje”, fueron muy pronto imitados por millones de fanáticos adeptos. La juventud norteamericana, que arrastraba desde la guerra de Corea un desasosiego en busca de una salida, se lanzó a la calle a llorar a Dean, copió su introvertido proceder, se puso pantalones de mezclilla y se manifestó contra los cánones establecidos.

Fue así como nació el rebelde sin causa, antecesor del pandillero de hoy, si bien entonces muchísimo menos sanguinario y psicopatizado que el actual.

James Dean fue también, en cierto modo, el precursor de los “beatnicks”, especie de “hippies”, pero con pelo corto y con ideas tomadas de los panfletos de Jean Paul Sartre. El léxico, los ademanes, el modo de vestir de aquellos muchachos no ha desaparecido del todo.

James Dean debutó en 1950 en la televisión y, tras una fugaz aparición en el recientemente comercializado portento electrónico, pasó al teatro. No destacó mucho en la escena, pero acumuló bastante experiencia y asimiló las enseñanzas impartidas en el Actor’s Studio, al que acudía sin dilación entre función y función.

Elia Kazan, que ya había dirigido a Marlon Brando en “Nido de ratas”, vio en Dean el arquetipo que demandaba la juventud y lo lanzó a la fama. Su primera película, bastante mediocre por cierto, fue “A bayoneta. Después completó la trilogía de películas que lo elevaron a la categoría de ídolo: “Rebelde sin causa”, “Al este del paraíso” y “Gigante”.

En su película antológica —“La historia de James Dean”— producida años después de su muerte, se le glorificó hasta la exageración.

En la actualidad las películas de Dean constituyen material de cine-clubes. Muchos jóvenes que lo han visto en la pantalla pero ignoran hasta que punto fue el pionero de la rebeldía, lo tienen como un personaje mítico, generalmente en un enorme poster en su habitación, no tanto por lo que saben de él, sino por lo que de él les han contado.

James Dean, pues, sobrevive a su temprana muerte.


10 comentarios:

Albornoz dijo...

Es cosa harto sabida que James Dean no fue el culpable del accidente de tránsito donde perdió la vida junto a su mecánico. Lo de su suicidio es una leyenda urbana inventada por periodistas como éste Jesús Iglesias Lerroux.

Anónimo dijo...

Albornoz: Si su haces tu tarea bien e investigas a fondo, te daras cuenta de que que el unico desinformado aqui eres tu. No comentes nada mas por comentar.

Anónimo dijo...

Oye Albornoz, cometes muchos errores... mira: Jimmy no se mató en un Jaguar, sino en su Porsche Spyder 550, y además NO se suicidó. Jimmy amaba la vida y a todos. El pobrecillo era así, un neurótico, porque nunca pudo superar la temprana muerte de su madre y además la sombra de su soterrada homosexualidad, que le persigió siempre. Andas muy perdido, amiguito... mejor cállate.

Anónimo dijo...

Decir que A Bayoneta Calada, de Sam Fuller es una peli mediocre es muy fuerte... Fuller es uno de los grandísimos del cine y el primer independiente, echar por tierra su trabajo sí que es mediocre

Anónimo dijo...

Anonimo.
Antes de nada, hola. Y por otra parte decir lo que pienso sobre el articulo aquí redactado. Reflexiono sobre lo leido y creo fuertemente que el autor debería informarse antes de escribir una historia sobre un actor vulnerable como James Dean. Si las fuentes son fiables, una biografia llamada "James Dean; EL ángel oscuro", retrata su vida desde los inicios, su paso por Hollywood y numerosas peripecias amorosas con numerosas startlets, declarando a su vez el lado más intimista y romántico que tiene. Y sin embargo, digo esto, porque datos como la marca del coche, el intento de suicidio, o las carreras de autos, no aparecen recogidas en ninguna biografía.
Sin más que decir, pido disculpas por esta crítica, que sin embargo, tengo el caracter de escribir, para que la gente no reciba información sesgada o erronea como la que proporciona dicho autor inculto sobre materia cinéfila.
Att.

Licenciado en Historia del Cine

Anónimo dijo...

Buenas tardes solo para comentarle a Anonimo disculpando mi ignorancia no sabia que existia una licenciatura en cine pero...

no se que edad tenga ud. ni quien sea pero puedo asegurar que mi padre Sr. Jesus Iglesias Lerroux (QEPD ) dedico mas de 50 años de carrera periodistica no solo como experto cinefilo ya que fue director de la revista Cine avance en Acapulco y muchisimos puestos reconocidos que ocupo en periodismo radio television y prensa escrita ademas de multiples y variados premios que obtuvo como medalla al merito civico y 2 nominaciones al premio nacional de periodismo y en nuestra familia hay muchas joyas fotos y entrevistas con muchas celebridades de epoca como Marilyn Monroe, Maria Felix, Sean Connery etc. ademas de cubrir diversos acontecimientos que cambiaron el mundo como entrevistar Neil Armstrong y cubrir la llegada del hombre a la luna o el asesisanto de Jonh F. Kennedy y muchisimos mas cosas que jamas hara alguien como ud. asi que abstengase de juzgar y criticar a alguien como mi padre sin conocer realmente nada de el quien sera mas inculto.... Alejandro Iglesias Lerroux C,

Anónimo dijo...

James Dean murió en un Porsche 550 Spyder no en un Jaguar, eso lo sabe todo cinéfilo.

Anónimo dijo...

jESUS Iglesias eres un ignorantee, primero documentate y despues escribes .

Anónimo dijo...

Alejandro, los que tuvimos el gusto (yo más bien diría honor) de conocer a tu Sr. padre, sabemos de su amplia trayectoria como periodista y de su gran profesionalismo el cual siempre fue reconocido. Entiendo tu molestia pero no te desgastes con comentarios que no valen la pena. Saludos

fgl7 dijo...

"¿Murio de manera absurda?".... Todas las muertes son absurdas, incluyendo la vida que desemboca en ella desesperadamente.